Comisiones Obreras reivindica la aprobación del Estatuto de bomberas y bomberos forestales YA

    como la herramienta que facilite un marco común de derechos y obligaciones para el personal dedicado a las tareas de prevención, detección y extinción de incendios forestales

    29/07/2020.
    Comisiones Obreras reivindica la aprobación del Estatuto de bomberas y bomberos forestales YA

    Comisiones Obreras reivindica la aprobación del Estatuto de bomberas y bomberos forestales YA

    Ya estamos en periodo de riesgo alto, y muy alto, de incendios forestales en un 2020 que se presenta con unas condiciones meteorológicas propicias para los incendios, tras una primavera extraordinariamente lluviosa que ha contribuido al aumento de la biomasa, por lo que si se producen incendios éstos serán más virulentos y difíciles de controlar, a lo que además debemos sumar el aumento de temperatura media global como consecuencia del cambio climático.
    Pero en la actualidad no podemos concebir, ni afrontar los incendios forestales únicamente como problema medioambiental que se ciñe al periodo estival o a determinados territorios. Su evolución en las últimas décadas los ha convertido en verdaderas “emergencias civiles” que inclusive han puesto en juego el interés nacional. La amenaza de bienes y personas son prácticamente constantes. El cambio climático, la falta de mantenimiento de las masas forestales, el abandono rural o la propia actividad humana asociada a diferentes usos del suelo, se están erigiendo en verdaderos factores potenciadores de amenazas presentes tanto en el medio natural como en el entorno rural.
    En este momento es preciso resaltar el papel de las trabajadoras y trabajadores de los distintos Operativos de Extinción de Incendios Forestales, que este año además de enfrentarse a las ya duras condiciones de trabajo propias de su actividad tienen que convivir con las necesarias medidas de protección y distanciamiento derivadas de la crisis sanitaria. Todos los días de riesgo alto más de 15.000 trabajadoras y trabajadores están preparados para afrontar esta circunstancia. Profesionales de un servicio que debería considerarse estratégico y ser mucho más homogéneo entre ellos, primando la eficacia del operativo al coste económico, circunstancia que deriva en diferentes condiciones profesionales, contractuales, formativas, salariales y de tiempo de trabajo dependiendo de la Comunidad Autónoma a la que se pertenezca.

    En el acuerdo de gobierno pactado entre el PSOE y Unidas Podemos recogía el compromiso de aglutinar definitivamente toda la normativa existente, dentro de una Ley marco adaptada al sistema nacional de la Protección Civil, referente al perfil profesional del bombero bombera Forestal, 5932. Dignificar condiciones laborales, terminar con la enorme precariedad, buscar una estabilidad laboral durante todo el año, abordar la perspectiva de género potenciando y promoviendo la inclusión de la mujer en una profesión altamente masculinizada. Terminar con la indefinición de perfiles profesionales, la disparidad actual de dispositivos o modelos, aplicar de modo integral instrucciones de trabajo, procedimientos de actuación, formación mínima y planificar toda una acción preventiva para una profesión con grandes riesgos asociados a su día a día.
    Todas estas cuestiones no son un capricho, son una necesidad imperiosa y deberían ser de obligado cumplimiento en las administraciones autonómicas, que necesitan que el Estado pueda regular sin ambages un modelo de mínimos común para los Servicios de Vigilancia, Prevención, Extinción de Incendios Forestales y Apoyo a las Contingencias en el Medio Natural y Rural.
    Desde la Confederación Sindical de Comisiones Obreras proponemos y reivindicamos la aprobación del Estatuto de bomberas y bomberos forestales YA, como la herramienta que facilite un marco común de derechos y obligaciones para el personal dedicado a las tareas de prevención, detección y extinción de incendios forestales.
    Por último no olvidemos y pongamos de relieve como en la actual situación de pandemia, las bomberas y bomberos forestales de este país, como servicio esencial bajo la dependencia funcional del ministerio interior, han sido un recurso útil y eficaz, allí donde están todo el año, en el ámbito de la comunidades autónomas, realizando labores de desinfección, reparto de medicinas en el medio rural, levantando hospitales de campaña… En definitiva al servicio de la ciudadanía.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.