La reducción del paro se produce a costa del aumento de la precariedad laboral

    La precariedad laboral, en sus diferentes formas, afecta a la mayoría de la población activa y ha aumentado durante la crisis: temporalidad, tiempo parcial, empleo autónomo, devaluación salarial se suman a la temporalidad en la contratación. La anterior etapa de crecimiento se caracterizó por el aumento de la precariedad y la desigualdad y la nueva etapa de crecimiento viene marcada por el fuerte repunte de la temporalidad del empleo creado

    04/05/2017.
    Datos Gabinete CCOO

    Datos Gabinete CCOO

    El paro registrado en las oficinas públicas de empleo se sitúa en 3.573.036 personas en abril, en un mes de habituales descensos del paro. La bajada del paro registrado en abril de 2017 (-129.281) es mayor que la de 2016 y 2015 (-83.599 y -118.923 personas), favorecida por el efecto semana santa este año. En términos desestacionalizados la bajada se limitó a 70.777 personas en abril. El descenso interanual del paro alcanza el 10,9%, con 438.135 parados menos en el último año.

    El descenso del paro registrado en abril es generalizado en todos los sectores, destacando el excepcional descenso en el sector servicios (-96.672), mientras que en el resto de sectores es inferior a los de años anteriores: agricultura (-11.330), construcción (-8.944), industria (-8.264) y en el colectivo sin empleo anterior (-4.071). El descenso mensual del paro es de nuevo mayor entre los hombres (-69.158) que entre las mujeres (-60.123), manteniéndose el mayor descenso interanual del paro entre los hombres (-261.036, -14,4%) frente a las mujeres (-177.099, -8,0%) y agudizándose la feminización del paro registrado en España, que llega al 57%. En abril el paro bajó tanto entre los mayores de 25 años (-109.989, -3,2%) como entre los menores de 25 años (-19.292, -6,4%).

    Se han firmado en abril 1,6 millones de contratos, el 90,6% temporales (y un tercio de ellos a tiempo parcial) y solo el 9,4% indefinidos (5,5% a tiempo completo y otro 4% a tiempo parcial). 1 de cada 3 contratos han sido a jornada parcial.

    Es evidente que la recuperación económica ha reactivado la creación de empleo ?aunque sea precario? y ha reducido el paro. Pero también es cierto que la pérdida de población, sobre todo población activa, está ?mejorando? las estadísticas laborales. La EPA muestra que el descenso del paro es mayor que la creación de empleo, por lo que hay otros factores que explican la bajada del desempleo. Los últimos años se caracterizan por la pérdida de población (envejecimiento, emigración) concentrada en la población activa (ocupados, parados) al tiempo que la población inactiva crecía ligeramente durante la crisis, inicialmente por el aumento de los desanimados y más recientemente por el resto de inactivos (población jubilada y otros).

    El paro y la precariedad definen nuestro mercado de trabajo

    La creación de empleo sigue concentrada en gran medida en los sectores menos productivos de la economía española que han caracterizado tradicionalmente nuestro modelo de crecimiento, con débiles evidencias de cambio hacia un modelo de mayor valor añadido. Destaca la creciente ?y positiva? aportación de la industria a la creación de empleo y la débil recuperación del empleo público.

    La precariedad laboral, en sus diferentes formas, afecta a la mayoría de la población activa y ha aumentado durante la crisis: temporalidad, tiempo parcial, empleo autónomo, devaluación salarial se suman a la temporalidad en la contratación. La anterior etapa de crecimiento se caracterizó por el aumento de la precariedad y la desigualdad y la nueva etapa de crecimiento viene marcada por el fuerte repunte de la temporalidad del empleo creado.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.